Resistencias para Calderas

Resistencias eléctricas para calderas

Las calderas son recipientes donde se introduce agua que es calentada. Existen varios tipos: de gas, de gasoil, de pelet y las eléctricas.

Las resistencias para calderas eléctricas o resistencias de inmersión son las encargadas de convertir la electricidad en calor y que al estar en contacto con el agua hacen que su temperatura aumente, por el principio físico de transferencia de calor.

Esto ocurre cuando un cuerpo está a una temperatura mayor a la de su entorno. El cuerpo a través de la energía térmica transfiere esa energía a su entorno y las temperaturas se igualan.

Las resistencias de calderas eléctricas, son el componente que genera el calor en dicha caldera. Es un componente muy sencillo, económico y de fácil sustitución en caso de deterioro. No necesita ser revisado por un servicio técnico.

En cambio, en las calderas a gas, gasoil o pellet, el sistema de quemadores para generar el calor es mucho más complejo y requiere de un mantenimiento prácticamente anual. Las reparaciones o sustituciones de piezas en estos sistemas suelen ser muy costosos.

 

Control de la temperatura por sensores o termopares

Las resistencias producen el calor, pero son las termoresistencias o sensores de temperatura quienes les envían la señal para que bajen o aumenten el calor.

Estos sensores introducidos en alojamientos en las propias resistencias sirven para medir la temperatura del agua.

Pueden ser termorresistencias de tipo PTC o PT100 o termopares de tipo J o K

El sensor o termopar está cubierto con un material aislante eléctrico y luego es encapsulado con un tubo metálico de acero inoxidable sellado con cemento, parar evita que absorba humedad.

Para los que trabajan en hoteles y restaurantes el control de la temperatura se traduce en un ahorro de ingredientes, mayor rendimiento y más vida útil de los equipos. Por ejemplo, si se mantiene la temperatura en niveles óptimos en una freidora industrial, se obtienen alimentos fritos a la perfección, ni muy crudos ni muy quemados, y se ahorra mucho en aceite.

En cambio, no tener un buen control de la temperatura no permite calcular el tiempo de cocción y hace que el aceite se queme y este – al llegar a altas temperaturas – libera ácidos grasos, los cuales no son beneficiosos para la salud.

En Julio Martínez Maya fabricamos y vendemos resistencias eléctricas de inmersión, resistencias calefactoras para calderas eléctricas.