Resistencias para Bidones

En el entorno industrial un tema clave es el calentamiento de bidones, puesto que es lo que permite calentar de forma adecuada productos industriales que están contenidos en depósitos ya sea de metal o de plástico.

Las resistencias para el calentamiento de bidones sirven para calentar agua, aceite, fuel- oil, entre otros tantos, de manera eficaz y segura, lo que hace que sean tan importantes para todo proceso productivo.

En Julio Martínez Naya contamos con resistencias para calentar bidones de altísima calidad y especialmente diseñados para ser eficientes y seguros en su labor, de modo que nuestros clientes tienen la garantía de adquirir un producto duradero.

Nuestra completa oferta

Ofrecemos una gran variedad de opciones que solucionarán todo lo que necesitas para tu empresa, desde sensores, resistencias con brida o racord normalizado, camisas calefactoras para bidones; hasta sondas, termopares y termostatos; entre otra amplia variedad de productos.

El calentamiento de bidones puede hacerse de distintos materiales y potencias, dependiendo del producto que contenga el bidón propiamente. Resultan ser eficientes y fáciles de usar pues las resistencias se sumergen directamente en el líquido que se quiera calentar, de modo que no se pierde calor durante la transferencia de energía.

Podemos fabricarlos con una infinidad de formas, potencias, tamaños y voltajes según el uso que se le quiera dar y dependiendo de qué tan hostil sea el entorno de su uso o las sustancias a calentar.

En este tipo puede incluir o no un termostato o controlador de temperatura por lo que la selección final del modelo a comprar deberá ser guiada por un especialista de nuestro equipo, quien recibirá el caso y dará las mejores recomendaciones para cada cliente.

Resistencias para calentar bidones de miel

En algunas industrias especializadas, contar con la resistencia adecuada para el calentamiento de bidones es fundamental para hacer que el negocio prospere. Por ello, la miel al igual que el chocolate o algún otro producto denso, se puede manipular mejor cuando llega a cierta temperatura alta. Así, puede manipularse el líquido de manera fácil y completar el proceso productivo.

En el caso de la miel es imperativo almacenarla en bidones industriales para procesarla y envasarla, pero esto requiere de aumentar su temperatura para que pueda desplazarse por los conductos del sistema de envasado de manera rápida y fácil.

Y para ello contamos con dos tipos de resistencias: las eléctricas por contacto directo, o las de calentamiento indirecto. Las primeras – y las menos usadas hoy en día- tienen forma de parrilla y penetran lentamente la miel hasta que queda alojada en el fondo del bidón; mientras que las segundas son bandas calefactoras que abrazan el bidón y transfieren la temperatura a través de su pared.

Sea cual sea el modelo que se adapte mejor a tu necesidad, con nosotros encontrarás la asesoría técnica especializada que se necesita en estos casos, consúltanos y recibe toda la información que necesites.